Publicado el por & Archivado en FAMILIAS, NIÑOS

Acaba de pasar uno de los días más mágicos del año, sobre todo cuando estas rodeada de niños y cuando su inocencia aún permanece con ellos: La Navidad.

Un año más, la noche de Nochebuena vino a visitarnos Papá Noel. Nos encontró en casa de la yaya Julia después de cenar con toda la familia. Álvaro pudo controlar su miedo y disfrutó de su visita, Pablo no podía con la emoción y se mostró muy sincero y educado con él y Alejandro, que era la primera vez que lo veía, lo pasó un poquito mal con aquel hombre extraño.

añoIII-litelpipol-semana31-ASPACE-cristinaboceta-1

Santa Claus tuvo la santa paciencia de posar un ratito con nuestros pequeños y logró conquistarse, por un momento al más pequeño.

añoIII-litelpipol-semana31-ASPACE-cristinaboceta-2

Por suerte, en esta ocasión, Papá Noel hablaba español (hace un par de años debió confundirse de país y venía hablando en inglés) y como siempre traía sus gafas de sol. Según Alvaro son para que no le moleste el viento (imagino que para cuando vaya en el trineo). Mientras preparada las fotografías en el ordenador Pablo se dio cuenta que eran iguales a las que tiene papá, MENUDA CASUALIDAD.

Hubo un momento en el que Santa nos sorprendió quitándoselas y mirando a cámara. Justo ahí Álvaro empezó a mosquearse, Pablo y Alejandro andaban a lo suyo.

añoIII-litelpipol-semana31-ASPACE-cristinaboceta-3

Papá Noel, que es muy listo, se colocó nuevamente sus lentes y prefirió girarse en dirección contraria. A Alejandro le volvió a disgustar su presencia, Pablo escuchaba atentamente sus consejos para seguir recibiendo regalos en años posteriores y mientras tanto Álvaro hacía sus averiguaciones acerca de los parecido razonables del barbudo.

añoIII-litelpipol-semana31-ASPACE-cristinaboceta-4

Cuando se despidió de todos y se marchó, Álvaro dijo lo siguiente: “¿A qué Papá Noel se llama Juanmy?, ¿A que Papá Noel es mi hermano Juanmy? (se confundió de parentesco?, fue inevitable no parar de reír y mosquearle por ello a él. Menos mal que Pablo estaba en su mundo de la ilusión y no se percató de nada de lo que su hermano dijo.

Con este pequeñajo me da a mi que la magia va a durarnos pocos y eso que nosotros estábamos preocupados con que Pablo se iba haciendo mayor. Al año que viene ya tenemos contratado a un nuevo personaje, no hay que arriesgar.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.