Publicado el por & Archivado en FAMILIAS, NIÑOS

Vamos con la segunda parte de nuestro viaje a Cantabria, correspondiente a nuestro segundo día en estas preciosas tierras del norte.
El destino lo teníamos clarísimo, había que visitar Santillana del Mar, pero antes del pueblo la visita a las cuevas de Altamira y su museo era obligatorio. Previo a las cuevas y para que los niños fuesen entendiendo que era lo que iban a ver, visitamos el museo.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta1
Escucharon las distintas historias que nos iban contando y alucinaron, sobre todo Pablo, de como vivían en aquella época, de como se fabricaban sus trajes…
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta2
Al terminar continuamos con el museo para niños, donde trabajaron con el rojo y el negro, colores de las primeras pinturas de la prehistoria.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta4

AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta3
Pudieron meterse en minicuevas y sentirse exploradores por un rato.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta5
De las cuevas, o más bien de las neo-cuevas no tengo ninguna imagen porque estaba prohibido hacer fotos, pero os puedo decir que nos encantaron a todos. Es increíble imaginar como podían vivir allí. Lo que si tengo es una foto de la entrada a las verdaderas cuevas, las cuales sólo se puede visitar los viernes y tan sólo un número muy reducido de personas, que son elegidas mediante sorteo.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta7
Lo siguiente fue irnos al pueblo, y dar un paseo por sus empedradas calles, visitar el museo de la muerte, comer en un delicioso cocido montañés, saltar y soltar la adrenalina…
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta9
Junta a la plaza del ayuntamiento nos encontramos con un toro y hubo quienes lo trataron dulcemente,
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta10
Pero también hubo quien le plantó cara y se enfrentó a él.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta11

Nos dió pena abandonar Santillana, pero queríamos conocer otros rincones, así que por la tarde cogimos el coche y mientras los peques se echaban su merecida siesta llegamos a San Vicente de la Barquera, un lugar super fotografiable.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta15
Aparcamos el coche justo al lado de la playa, y después de despertar a los niños, lo primero fue hacernos una foto familiar.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta12
Álvaro estaba super adormilado y volvió al coche con papá, mientras Pablo y yo nos hacíamos mutuamente. A Pablo le enseñé a enfoca con mi cámara, que no es nada fácil, porque el enfoque lo tengo disociado, por lo que para hacer una foto no basta con apretar un botón. Pero como aprende muy rápido, su padre y yo tenemos unas fotos muy chulas de nuestro viaje, sin necesidad de trípode, ya las veréis en la próxima entrega.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta13

AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta14
En nuestro paseo por el pueblo aprovechamos una pequeña barquita para hacer un descanso, y yo para tener una fotografía del momento.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta16
Tuvimos la suerte de disfrutar de un precioso atardecer desde allí y hoy os lo traigo para que vosotros también lo hagáis.
AÑOIII-45ºsemana-litelpipol-cristinaboceta17
Y aquí finalizo nuestro álbum familiar del segundo día, porque la ruta continuó y visitamos también Comillas, pero ya era de noche y no hice ninguna fotografía. El próximo capítulo será el que dé motivo a nuestro viaje a Cantabria.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.