Publicado el por & Archivado en FAMILIAS

Que el tiempo pasa muy deprisa, no es algo que sólo lo diga yo. Que debemos aprovechar cada momento y disfrutar de cada experiencia, estaréis todos de acuerdo conmigo. Que el día de mañana sólo quedarán los recuerdos, está claro, pero también quedarán los aprendizajes, las sensaciones… Dice el refrán que el que siembra cosecha, y la infancia es una etapa de siembra.  Por eso con nuestros hijos intentamos, en la medida de nuestras posibilidades, que vivan instantes emocionantes, divertidos, que sean capaces de vencer sus propios miedos, y nosotros estemos a su lado para apoyarles y enseñarles a luchar contra ellos. Se nos escaparan muchas cosas, cometeremos mil errores, no somos perfectos, pero nuestra intención es siempre procurar serlo.

Los días que hemos pasado los cuatro juntos y las vivencias que hemos tenido, quedarán para siempre en nuestro mente, aunque a ellos les ayudarán mucho las fotografías que he ido realizando. Lograr que Pablo se sienta orgulloso de él mismo, por vencer varios miedos en pocos días, es algo de lo que nos sentimos super felices, y lo que nos hace pensar que lo estamos haciendo bien.

Uno de esos miedos superados os lo enseño hoy. Pablo tenía pánico a montar en barco. Lo veía inestable e inseguro y no quería montarse ni que nos montásemos. Después de varios días hablando con él, viendo barcos que iban y venía, por fin cedió un poquito.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta4

Hay que reconocer que lo pasó mal. No había salido aún de puerto, quizás estuvimos 20 minutos esperando a salir, y ya estaba amarrado a su asiento por si podía caerse. En la cara podéis ver que no lo estaba disfrutando.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta3

Sin embargo su hermano vivió la experiencia como algo emocionante y divertido. Y es que todos no tenemos porqué ser iguales, ni mejores ni peores.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta2

Menos mal que en todo el ratito que estuvimos esperando, se fue soltando poco a poco y empezaron a inspeccionar la zona y se fue relajando un poquito.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta5 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta6

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta1

Nos dio tiempo hasta de hacernos un mini reportaje fotográfico. Y es que no se aburre quien no quiere.AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta8Y por fin partimos.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta9 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta10 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta12 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta11 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta13

El mar estaba un poco rebelde, y no sólo Pablo estuvo tenso. Gracias al capitán, con un buen don de gente, supo tranquilizarlo respondiendo a todas sus preguntas. No hay nada como enriquecer de sabiduría una mente inquieta y calmar su ansia de aprender.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta15 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta14 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta16El paseo fue bellísimo, desde él vimos un atardecer precioso que no podíamos haber visto si no hubiésemos hecho el viaje.

AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta17 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta18 AÑOIV-LITELPIPOL-13ªSEMANA-cristinaboceta19

Al terminar todos nos quedamos con ganas de repetir, sobre todo cuando Pablo, orgulloso, nos dijo literalmente: QUE CONTENTO ESTOY, HE SUPERADO UNO DE MIS MIEDOS.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.