Publicado el por & Archivado en Sin categoría

El sol y el calor empiezan a hacer un hueco en nuestro día a día y con ellos, las salidas al campo, las reuniones familiares, los eventos al aire libre… AY QUE GANITAS TENÍA.

Este fin de semana quisimos aprovechar las buenas temperaturas para un montón de cosas: sesiones fotográficas familiares, comidas al aire libre, juegos en la arena, disfrutar 72 horas de la finca, dormir con los primos… y como no, cuando está la yaya: Jugar al bingo.

Sabemos que es su juego favorito, y que disfruta jugando y enseñando a los más pequeños. Así que la ocasión merecía ser fotografiada y guardada en nuestro álbum familiar.

Después de una sesión de juegos en la arena, con chorretones por la cara, arena en sus cabezas y sus zapatillas… estar un poquito relajados y sentados les vino a todos genial.

Pablo fue el encargado de sacar las bolas, aunque a la vez también jugaba con sus cartones.

Álvaro se colocó al lado de la yaya, para que le echase una mano, con aquellos números que no conociese.

Había momentos en los que se olvidaba de sus cartones, menos mal que ahí estaba ella:

Junto a ellos 3, también estaba Rocío la prima mayor. En esta foto queda constancia de su presencia.

Carlos pasaba de sentarse y estar tranquilo, él con su moto y los perros era feliz. La que si se nos añadió a la mesa, fue la peque de la casa (la peque hasta dentro de dos meses), que quiso hacer lo que hacían sus primos.

En una misma foto, la más pequeña y la más grande de la casa, compartiendo juegos.

El juego les tuvo entretenido un buen rato y casi todos disfrutaron cantando línea y bingo. Yo gocé guardando estos instantes, como verdaderos tesoros familiares.

 

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *