Publicado el por & Archivado en Sin categoría

Álvaro disfruta leyendo, disfruta descubriendo los nuevos sonidos que aún no ha aprendido en el cole, le encanta leerlo todo: por la calle, en casa, en la televisión… Así que cuando ayer me di cuenta que no tenía nada para el litel pipol de hoy, no dudé en darle un libro y fotografiarle.

En la fotografía todo vale: las sesiones programadas y preparadas con tiempo, los momentos naturales que surgen en el día a día u ocasionalmente y también los instantes preparados rápidamente, como el que hoy os traigo. De todos ellos se obtiene recuerdos y con niños, la naturalidad está asegurada en cualquiera.

Único elemento: un libro

Un protagonista: Álvaro

Una luz: la que entra por la ventana

Me encanta ver esa boquita cuando vocaliza cada sílaba y verle tan concentrado en su lectura.

Esa concentración me permitió poder hacer uso del macro y pillar esas pedazas pestañas que tiene mi peque.

En una mirada a cámara, pude aprovechar y hacerme un autorretrato en sus ojos.

Seguimos sumando momentos litel pipol a nuestro álbum familiar, que en cuestión de nada cumplirá cuatro años, semana a semana, sin faltar ni una sola.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *