Publicado el por & Archivado en NIÑOS

A poquitos días de la celebración de Halloween, aquí os traigo una sesión que me tiene super contenta, no sólo por el resultado (que me chifla), si no por la voluntariedad en posar de mi hijo Pablo. Se me hace mayor y cada día me es más complicado hacerle fotos. Ahora es él el que manda y el que decide como y cuando. Por suerte para mi, disfrazarse le mola (a quien se parecerá), maquillarse monstruosamente no tanto (prefería no mirarse en el espejo), meterse en el papel de malo le encanta y hacerlo con atrezzo nuevo y terrorífico le pierde.

Sin entrar en la polémica de elegir entre la fiesta española y la fiesta americana, a mi halloween me vuelve loca desde el punto de vista fotográfico. Disfrutó un montón saliendo de mi zona de confort, haciendo ediciones poco comunes en mi manera de trabajar, fantasear, imaginar, sentirme un poco niña…

Como ya os comenté antes, Pablo me pone muy difícil el hacerle fotos, tan sólo cuando él quiere obtengo un resultado bueno. Y esta vez quiso, pero con condiciones. Quería una foto con sus insectos y yo cumplí sus órdenes. Aquí os dejo al señor de los insectos ¡CUIDADO CON ÉL!.

Después me pidió hacerle un montaje, y el resultado no puede gustarme más. Quería que la calavera que teníamos se la pusiese en la cara como si fuese una máscara, y así fue.

PRIMERO SIN MONTAJE

DESPUÉS CON MONTAJE

Y cuando ya estaba metido completamente en la sesión, me dejo dirigirle y hacer lo que yo iba buscando. Advierto que hay miradas que pueden alterar tu sensibilidad.

Inspirada en Juego de Tronos.

 

 

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *