Publicado el por & Archivado en Sin categoría

Ya sólo quedan 5 días para que llegue Halloween y nosotros en casa, empezamos a probar cosas nuevas.  Bueno, en el caso que hoy os traigo, el que realmente probó cosas nuevas fue Álvaro.

Una tarde, de esas que ya estaba aburrido de todo, decidió que quería maquillarse, así que saqué mi maletín de pinturas y aproveché la ocasión para hacerle una sesión totalmente improvisada. Único atrezzo: 4 colores elegidos por él, un pincel, un recipiente con agua, unas servilletas de papel y un espejo.

Él es un espíritu libre, de esos que no necesitan ayuda ni inspiración.

No es la primera vez que traigo una sesión de este tipo al blog. De vez en cuando me gusta dejarles el maletín, aunque siempre bajo mi control. Y dejarles que den rienda suelta a su imaginación. La última vez hacía ya demasiado tiempo y no recordaba lo bien que me lo pasaban sólo con mirarles.

A medida que iba estando cada vez más pintado iba emocionándose él sólo. Se miraba al espejo y se gustaba más y más. Incluso me decía que lo hacía mejor que yo, quizás tenía razón jajaja.

Y para finalizar, os muestro como quedó su obra maestra, ni el mismo sabía de que se había maquillado, pero en halloween todo vale.:

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *