Publicado el por & Archivado en NIÑOS

Aviso que las siguientes imágenes pueden llegar a resultar un poquito fuerte para corazones sensibles. A mi no me vengáis a reclamar que  por noche no habéis dormido. Avisados quedáis.

Os pongo en situación: anoche estaba en el ordenador trabajando, en el sofá mis tres chicos dormidos, en la tele una vieja película de terror de Alfred Hitchcock cuando de repente oigo un ruido extraño en el pasillo y de repente una luz azul se enciende. Pensé que los niños habían quedado mal colocado algún juguete y al caerse se había encendido. Sin pensármelo me levanté de la silla, me dirigí al pasillo cuando de repente me encontré con ésto:

El miedo recorrió todo mi cuerpo y lo dejó totalmente paralizado. No era capaz de correr, de gritar. Quería cerrar los ojos para dejar de ver, pero me fue imposible. En segundos vi como levitaba.

Aquel extraño ser tenía sus ojos clavados en mi, igual que yo en él. Y en un único pestañeo, me lo encontré de cara a cara. Creo que nunca olvidaré su mirada.

Suerte que sólo fue un sueño.

FELIZ HALLOWEEN.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *