Publicado el por & Archivado en NIÑOS

A veces las circunstancias nos hacen retrasar las publicaciones, pero lo importante es que tarde o temprano aquí estemos con nuestra entrega semanal.

La sesión que os muestro surgió a partir de una tarea escolar de Álvaro. En el cole están siendo exploradores y desde casa tenía que explorar alguna cosa, la temática era libre. Le pregunté a Álvaro que era lo que le apetecía explorar y conocer, su respuesta fue: Una fábrica de juguetes. Me costó hacerle entender que era imposible, que por aquí no había ninguna fábrica de ese tipo. En su lugar le animé a explorar los colores.

En un principio la idea no le resultó nada atractiva. Cambiar juguetes por colores es un cambio muy radical. Pero cuando empecé a sacar artilugios, se fue animando.

Con ayuda de unos vasitos de agua, unos colorantes alimentarios, unas cucharas para remover y un cuentagotas, empezamos el experimento.

Álvaro descubrió los colores que se obtienen a partir de la mezcla de dos colores básicos. Me encantaba ver su cara de ilusión, cuando por arte de magia se transformaba en un tercer color.

Al cole nos tocaba llevar una fotografía representativa del experimento, y nosotros llevamos la que os pongo a continuación: el resultado final de las 3 mezclas básicas.

Después de las fotos pidió seguir haciendo experimentos, aquello le había gustado. Ademas se le sumó su hermano. La mezcla os podéis imaginar como acabó, llegaron a descubrir como se hacía el negro.

GuardarGuardar

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *