Publicado el por & Archivado en Sin categoría

Cada movimiento de las agujas del reloj supone un nuevo paso a nuestro futuro, vamos creciendo con cada tic tac y es que el tiempo no se detiene para nadie.

Sólo las fotografías y los vídeos, logran hacernos regresar a ese pasado lejano o cercano, y nos muestran la verdadera realidad del tiempo.

Hoy mientras Pablo veía la televisión tranquilamente en el sofá, lo miré, lo remiré y lo volví a mirar, y lo noté más mayor que ayer. Cogí la cámara rápidamente, intentando no romper su calma y quise inmortalizar mis sensaciones.

Sé que no puedo detener el tiempo, pero si sé que quiero disfrutarlo.

Si te ha gustado comparte...Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.