Publicado el por & Archivado en Sin categoría

Cada movimiento de las agujas del reloj supone un nuevo paso a nuestro futuro, vamos creciendo con cada tic tac y es que el tiempo no se detiene para nadie.

Sólo las fotografías y los vídeos, logran hacernos regresar a ese pasado lejano o cercano, y nos muestran la verdadera realidad del tiempo.

Hoy mientras Pablo veía la televisión tranquilamente en el sofá, lo miré, lo remiré y lo volví a mirar, y lo noté más mayor que ayer. Cogí la cámara rápidamente, intentando no romper su calma y quise inmortalizar mis sensaciones.

Sé que no puedo detener el tiempo, pero si sé que quiero disfrutarlo.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *