Publicado el por & Archivado en BEBES

Empezamos el fin de semana de la manera más tierna posible, con la dulzura y amor que desprenden los recién nacidos. Os la presento, ella es Inés, la pequeña de su casa.

 

Aunque lo ideal en este tipo de sesiones, es realizarla antes de los 15 días, siempre hay excepciones que rompen la regla e Inés, es una de ellas. En su sesión newborn tenía 24 días y no pudo portarse mejor. Se podría decir que era el bebe perfecto.

Al estudio vino muy bien acompañada de sus papas y de su hermana mayor, Lucía, quien estaba deseando posar junto a Inés. Y si ya he dicho que Inés se portó fenomenal, Lucía fue todo un ejemplo de hermana y de modelo.

Menuda suerte la mía encontrarme con momentos tan bonitos como los siguientes. Amo la fotografía por ocaciones como está. Sólo pensar que gracias a mi, estas hermanas recordarán siempre sus primeros días juntas, soy feliz.

Me gusta que las sesiones de recién nacido, sean variadas, haya distintos escenarios: cestos, envoltorios, sillón, fotos familiares, puf, macro.., pero no siempre se consigue.  Aquí el bebé nos marca el ritmo y el fin. Con Inés hice todo lo previsto y el fin lo marcamos su madre y yo, porque si hubiese sido por ella, aún estamos allí.

Tuve la gran suerte, como fotógrafa, de hacer su primera foto familiar. Aquella que guardarán como un verdadero tesoro.

Y con el puff acabamos la mañana, como podéis ver, ella seguía tan comestible como al principio. Luego en casa no se si dormiría algo por la tarde, porque aquí se echó dos largas siestas.

Si vas a tener un bebé, si vas a ser tit@ o abuel@, si tus mejores amigos serán papás en breve… Que mejor regalo que aquel que es eterno.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *