Publicado el por & Archivado en CUMPLEAÑOS

Hace unos días Martín cumplió su primer añito. Recuerdo con mucho cariño la sesión de maternidad, donde la familia aún era sólo de tres. No se me olvida la sesión Newborn, donde Martín se portó genial y me dejó realizar unas fotografías preciosas, a él solo, junto a su hermano y también con toda la familia completa. Me resultó muy divertida la sesión de carnaval, donde Martín se convertía en un león o un enanito rodeado de todos sus hermanos. Y hoy os muestro la última que hemos realizado, su sesión Smash Cake.

Siendo verano, nos pareció genial realizarla al aire libre, el lugar elegido fue la finca familiar, aumentando el plus de sentimientos en las fotos.

Este tipo de sesiones nunca se sabe como van a salir. Los niños son impredecibles. Tu lo organizas todo, junto a los papás, con gran ilusión y él decide el final. Martín es muy goloso, comilón, divertido, juguetón… Cuando teníamos todo el escenario preparado, su mamá, con rapidez, lo sentó y yo me dediqué a disparar. Su primera reacción fue ir a echarle la mano ¿que era aquello tan bonito?

Decidió acercarse y probar a que sabía.

Pero no le convenció nada.

Eso si, nuestras caras y nuestras risas, le resultaron de lo más divertido.

Como se negó a tocarla, le dimos una cuchara y probar que sucedía con ella.

Y como podéis ver, le gustó.

Por descuido, la tocó un par de veces y no le gustó nada de nada. Martín es un niño muy limpio, y no le gusta nada ensuciarse. Ya veremos a ver dentro de un año si sigue así jajaja.

Se nos escapó unas cuantas veces, no entendía por qué tenía que estar al lado de eso amarillo. Pero siempre con su mejor sonrisa.

Aunque la curiosidad no se le llegó a quitar del todo, y nos permitió captar escenas como estas.

Si te ha gustado comparte...Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *