Publicado el por & Archivado en CUMPLEAÑOS

Celebrar el primer cumpleaños, con una sesión Smash Cake, supone toda una aventura a la que se exponen los padres cuando la contratan. Nunca sabes cual va a ser la reacción del peque. Da igual que sea comilón, goloso, escrupuloso… este día puede hacer todo lo contrario a lo que siempre haga. Creo que ese es el gran éxito que tienen este tipo de sesiones.

De todos los niños que han pasado por el estudio para festejar su primer añito, Valeria, sin lugar a dudas, se lleva la medalla de oro en divertida y alocada.

Esta simpática muñequita, apuntaba maneras desde el minuto cero.

La tarta llegó un poquito más tarde, y así de bonita venía al estudio.

A Valeria le encantó tenerla delante

Y no tardó ni dos segundos en echarle la mano

Y acto seguido, probarla.

Las risas de sus papas, su madrina y las mías, no la dejaban indiferente. Era capaz de estar a todo: a nosotros y a la tarta.

Quisimos probar cual era su reacción con un cucharón. Con él pretendió darnos de comer a todos.

En mitad de la sesión, este era el aspecto, aún “apetecible”, de la tarta.

Hasta que decidió utilizarla como tambor y gritar al ritmo de los golpes.

Creo que en casa ha debido de ver como mamá se aplica mascarillas faciales y capilares, porque intentó hacerse algo parecido.

Y en un tiempo récord (30 minutos escasos), se acabó la sesión, cuando Valeria volcó la tarta y pretendía hacernos creer que ella no había sido.

Si tienes un bebé a punto de cumplir un año, y no tienes miedo a arriesgarte a una sesión de este tipo, ponte en contacto conmigo un tiempo antes de la celebración. Será la mejor manera de asegurarte un hueco y no quedarte sin él.

GuardarGuardarGuardarGuardar

Si te ha gustado comparte...Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.